Daniel G. Andújar

Lunes 9 de marzo 2015

Daniel G. Andújar, trabaja y vive en Barcelona
(Almoradí, España, 1966)

Daniel G. Andújar cuestiona, mediante la ironía y la utilización de estrategias de presentación de las nuevas tecnologías de la comunicación, las promesas democráticas e igualitarias de estos medios y critica la voluntad de control que esconden detrás de su aparente transparencia. Partiendo de la constatación que las nuevas tecnologías de la comunicación están transformando nuestra experiencia cotidiana, Daniel G. Andújar crea una ficción (Technologies To The People, 1996) con el fin de hacernos tomar conciencia de la realidad que nos rodea y del engaño de unas promesas de libre elección que se convierten, irremisiblemente, en nuevas formas de control y desigualdad. Miembro histórico de irational.org (referente internacional del arte en la red), Fundador de Technologies To The People y director de numerosos proyectos en internet como art.net.dortmund, e-barcelona.org o e-valencia.org. Ha dirigido numerosos talleres para artistas y colectivos sociales en numerosos paises.

Technologies To The People (TTTP) nace en 1996, como parte del proyecto expositivo Discord. Sabotage of Realities, que tuvo lugar en la Kunstverein y la Kunsthaus de Hamburgo. En un principio, se presentaba como una empresa virtual dedicada a acercar los avances de la tecnología a los más desfavorecidos, una especie de imprecisa corporación que reproducía el lenguaje disuasorio, los tics de identidad y los arquetipos visuales asociados a las compañías comerciales del ámbito digital. Es importante referirse, como definición del contexto en el que surge TTTP, a cierta explosión que en aquellos momentos y de manera incipiente se estaba produciendo dentro del universo de las tecnologías de la información, donde surgían espejismos financieros –empresas con cotizaciones bursátiles, iniciativas rocambolescas o plataformas sin definición alguna–, que tras adquirir un incomprensible protagonismo mediático desaparecían como si jamás hubiesen existido. Al mismo tiempo, y también en ese período inicial de la red, empezaron a generarse imaginarios que idealizaban de forma acrítica una supuesta independencia y democratización del conocimiento que Internet debía traer consigo pero que, finalmente, no acabó de llegar nunca. Así pues, TTTP aparece como parodia en el doble sentido anteriormente mencionado, es decir, como reverso desconcertante de las hipotéticas maldades de las corporaciones tecnológicas y, también, como irónico contrapunto de las soflamas de los apóstoles de la libertad digital.

No obstante y visto en retrospectiva, podría decirse que TTTP ha desarrollado a lo largo de su andadura cuatro líneas de actuación más o menos distintas: una conformada alrededor del lanzamiento de diversos productos con los que la corporación se inmiscuye en el mercado, ironiza sobre la capacidad productiva de la propia empresa y diseña estrategias para vincularse y empatizar con los hipotéticos usuarios. Entre los proyectos más destacados de este campo estarían la Street Access Machine (1996), una máquina que permitía a quienes estaban pidiendo en la calle poder acceder al dinero digital; The Body Research Machine (1998), un corredor interactivo que escaneaba las cadenas de ADN del cuerpo, procesándolas para experimentos científicos, y el x-devian by knoppix, un sistema operativo de código abierto presentado como parte del proyecto Individual Citizen Republic Project: El Sistema (2003). Otra vía de trabajo sería la reflexión crítica que TTTP plantea sobre el mundo del arte a través de la Technologies to the People Foundation, con sus colecciones de obras distribuidas gratuitamente –Photo Collection (1997), Video Collection (1998) y Net Art Classics Collection (1999)–, las cuales cuestionan ya en esa época la idea de propiedad material e intelectual. Una tercera área conceptual la constituirían la creación de las llamadas páginas e- (e-arco.org, e-manifesta.org, e-seoul.org, e-valencia.org, e-barcelona.org, e-sevilla.org, e-norte.org y e-madrid.org, entre otras), que se han convertido en verdaderas plataformas de reflexión ciudadana vinculadas a un ámbito cultural específico y a unas problemáticas muy concretas. Finalmente, conviene destacar entre las actividades de TTTP la construcción del vasto Archivo Postcapital.

Puntos de fuga planteados para el encuentro con Daniel G. Andújar:

Nos interesa explorar las problemáticas relacionadas con la libertad de expresión y la frontera entre lo público/privado que ​la ​dimensión digital nos permite.​ En casos como la reciente detención de Tania Bruguera en un país donde internet está forzosamente limitado o el documental ´Ciutat Morta` que ha pasado de un caso “aislado” a un escándalo político​, internet ha sido clave para expresar la repulsa hacia los​ responsables​. Internet nos permite, a pesar del control y vigilancia a la que estamos sometidos, llegar y alcanzar más visibilidad en cuestiones de expresión y comunicación. A pesar de su formato, internet es un espacio público, y como tal, es susceptible de ser usado y censurado.

En un terreno más práctico, actualmente se celebra una retrospectiva de Daniel G. Andújar en el Reina Sofía y en los últimos años ha colaborado con las instituciones de arte contemporáneo más relevantes del país y escena internacional​. Por otro lado, cuando uno mira la programación actual de muchos centros y museos, palabras como revolución, contestación, denuncia, protesta, forman parte de los títulos de las exposiciones que presentan actualmente. La práctica de Daniel G. Andújar se ha calificado de activista y como tal, entendemos un arte comprometido que se posiciona críticamente frente ​a ​realidades. Existe una amplia aceptación y reconocimiento de proyectos de carácter subversivo. Versiones invalidadas, historias alternativas, fraude y corrupción, internet juega un papel crucial en tapar y destapar realidades, ¿existe una relación entre el poder de internet y el reconocimiento de estas situaciones antes en la sombra? ¿Cómo ha cambiado la escena artística y museística en los últimos años, es parte de una estrategia política-cultural o es más un giro curatorial? ¿O ambos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s