Gloria Picazo

martes 24 de abril de 2012

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Barcelona. Ha colaborado en museos como el capcMusée d’art contemporain de Burdeos, el MACBA de Barcelona y en la actualidad y desde el 2003, dirige el Centre d’Art la Panera de Lleida. Ha publicado en numerosas revistas y periódicos como “Exit Express”, “ExitBook”, “Avui”, “L’Avenç”, “Lápiz” etc. Ha sido comisaria de diversas exposiciones entre las que destacan Casino (Barcelona, Perpiñán, Montpelier, 1983), Bèstia! (Barcelona, 1984), Intramurs (Bruselas, 1988), la Bienal de Artes Pláticas de Barcelona 1989-91, Emergences (París, 1991), Literaturas sumergidas, muestra itinerante (1991-92), Orientalismos, una aproximación contemporánea (1998) i Fragmentos (2001) entre otras. Ha publicado los siguientes libros Los carteles de Miró (1977), Performance (1988) y Riera i Aragó (1991). Colabora regularmente en masters y postgrados sobre arte contemporáneo y comisariado de exposiciones. 

Contenidos

Las políticas culturales anteriores a la crisis dieron fruto al nacimiento de varios centros y museos de artes visuales dispersados por el territorio catalán con el objetivo de nutrir la población local y regional de un centro de cultura contemporánea. Muestra de un cierto apoyo a una cultura descentralizada y la voluntad de que artistas y agentes del sector de la periferia pudieran tener un espacio que les representara. Hoy, aquellos que cumplieron no sólo con su labor “oficial” si no que se han convertido en referencia para artistas y comisarios así como para sus audiencias, se ven amenazados por cierre o por la imposición de una estructura de poder piramidal y centralizada. Según el nuevo “Plan de Museos de Cataluña‟, que premia al grande en detrimento del pequeño y mediano centro, la cultura se categoriza en cuatro ámbitos, así como en cuatro museos líderes y representantes – aquí uno de los objetivos del Plan: Los museos de referencia tienen encomendadas las tareas de convertirse en el gran centro de referencia de Cataluña en su ámbito, y uno de los centros de referencia a nivel europeo*.

Siendo nuestra contemporaneidad un momento de máxima precariedad y falta de recursos, ¿cómo podrían generarse nuevas relaciones entre los grandes y pequeños museos pudiendo optimizar recursos, replantear estrategias, reutilizar lo que ya tenemos y reinventar propuestas apoyando la escena de los agentes locales (obligados por la situación a un inminente éxodo)? Los grandes museos deberían poder colaborar libremente con los pequeños y viceversa, nos preguntamos ¿por qué optan por el cierre de aquellos que, aun siendo menores, gozan de un reconocimiento que traspasa fronteras por su visión y apuestas? ¿Qué les depara a estos espacios limítrofes? ¿Podemos decir que el futuro sigue pasando por articular una red de centros de arte que contemple el territorio catalán como un “centro de centros”? ¿Cuál es el valor simbólico y real de los centros periféricos?

En paralelo al nuevo “Plan de Museos de Cataluña‟ se ha creado una nueva “Red de Centros Visuales de Cataluña‟ compuesto por Tecla Sala de l’Hospitalet de Llobregat; Lo Pati. Centre d’Arts Visuals d’Amposta; Centre d’art de Tarragona; Centre d’art La Panera – Lleida; Centre d’art contemporani de Barcelona; Centre d’art Can Xalant – Mataró; Centre d’art Bòlit – Girona, i ACVic Centre d’arts Contemporànies.

Los museos que componen el nuevo “Plan de Museos de Cataluña” son: el Museu Nacional d’Art de Catalunya; el Museu Nacional de Ciències Naturals; el Museu d’Art Contemporani de Barcelona, i un quart centre format a partir del Museu d’Història de Catalunya, el Museu d’Arqueologia, el Museu d’Etnologia i el Museu de la Ciència i la Tècnica.

Una pregunta nos inquieta, ¿para qué existe una serie de personas y departamentos oficiales que dicen ser responsables de la cultura de un país entero si ni siquiera su imaginación va más allá del ejercicio: “en vacas flacas, apaga y vámonos”?

Conclusiones

Estábamos impacientes por encontrarnos con Gloria y lo cierto es que la sesión #1 de para abrir boca superó nuestras expectativas por la buena predisposición, naturalidad e intensidad de lo expuesto y debatido durante la cena.

De acuerdo con el formato de las sesiones, después de presentarnos brevemente cada uno de nosotros Gloria nos explicó lo que siempre deseamos conocer siendo jóvenes profesionales: ¿cómo has llegado donde estas?, ¿cómo lo has conseguido y cuál ha sido tu trayectoria?

La carrera de Gloria ha sido excitante, movida siempre por el convencimiento propio ha iniciado proyectos y renunciado a otros que no ‘iban con ella y sus principios’ dejando ver que una de las claves es actuar siempre en consecuencia con los valores de uno mismo.

Estuvo tres años  trabajando de freelance después de pasar por Metrònom y antes de empezar su largo periplo por MACBA del que salió y regresó en varias ocasiones para desarrollar diferentes proyectos bajo la dirección de Daniel Giralt-Miracle, Miquel Molins y Manolo Borja-Villel. Inaugurado en 1995 dicen sin embargo, que desafortunadamente el MACBA está construido sobre un antiguo cementerio, y que las energías no acaban de hacerse con el proyecto. Durante el va y ven, Gloria trabaja en Burdeos junto con Jean-Louis Froment, donde trabaja durante casi tres años y regresa a Barcelona justo para la inauguración del MACBA, entonces bajo Miquel Molins, en el nuevo -y ya inexistente- departamento de investigación. En él se desarrollaron programas de exposiciones muy puntuales y focalizadas en épocas y momentos muy concretos de las trayectorias de artistas como Pepe Espaliú y Tony Cragg. El departamento de investigación funcionaba como una extensión del Servicio Educativo del museo, llevando a cabo proyectos con la Universidad e incluso internamente con el Servicio de Restaruación del museo. Junto con Ana Guarro desarrollaban proyectos más experimentales como los conciertos tocados a lo largo y ancho del MACBA – 3 horas de concierto, 35 guitarristas y 1 director –  y la música sonaba en todo el museo.

La llegada de Manolo Borja al MACBA (1998) significó la desaparición de los departamentos de investigación y educación –éste último ha vuelto a funcionar desde hace tan solo tres años y sigue creciendo en estos momentos. Nos dio a los participantes mucho que pensar, ¿por qué un director consideró que la educación no era imprescindible para el MACBA y sí lo consideró dirigiendo otro museo?, ¿pensó que las necesidades y expectativas no eran las mismas en Barcelona que Madrid? Concluimos que cada ciudad tiene sus particularidades pero los departamentos de educación siempre deben facilitar oportunidades de aprendizaje.

Gloria se incorporó entonces al departamento de exposiciones del MACBA durante un año y medio como coordinadora y co-comisaria pero renunció a presentarse a las primeras plazas públicas que se ofrecían en MACBA en el año 2000 y terminó su etapa en el museo despidiéndose con la exposición de Pistoletto. Desde 1997 Gloria ya colaboraba con Lleida organizando la Biennal d’Art Leandre Cristòfol y desde su salida del MACBA hasta la apertura de la Panera (2003) trabajó de nuevo como freelance.

A nivel anecdótico, pero a su vez muy ilustrativo, Gloria nos explica lo que ocurrió en motivo de la primera exposición de la Panera. La Biennal d’Art Leandre Cristòfol adquiere algunas de las obras que se presentan desde sus inicios en 1997, de esta manera hay una colección que se nutre y crece. La idea original era que para cuando se abriese la Panera en 2003, su colección ya estuviese formada y así fuese creciendo cada año. Justo cuando  faltaban seis meses para inaugurar la Panera, el Regidor de Cultura anuncia que la exposición inaugural del centro sería sobre Tàpies. Frente a ello y sin oportunidad de tregua o acuerdo, Gloria decide retirarse del proyecto y no participar en él.

Tras la primera exposición de Tapies en abril, la Panera queda desértica y sin programa, viendo el panorama Gloria vuelve para ‘inaugurar’ de verdad la Panera en noviembre de 2003 llamada por el Regidor de Cultura. Nos explica que ‘hay determinados momentos en los que te la tienes que jugar un poco’.

Un dato curioso, La Biennal d’Art Leandre Cristòfol nació como iniciativa de Antoni Llevot, Regidor de Cultura del Ayuntamiento de Lérida, como proyecto independiente se celebraba en diferentes edificios de la ciudad hasta que se incorporó a la Panera en cuanto ésta se inauguró.

Nos interesa saber, ¿qué papel juega la Panera en el mapa cultural de Cataluña y España?

‘Para empezar, hay que ser consciente que cada ciudad tiene diferentes circunstancias como el  número de habitantes y donde se concentran, el moverse en coche entre las zonas urbanas de Lérida no es lo mismo que en una ciudad compacta. El resultado es una área de influencia muy pequeña comparada con una ciudad como Barcelona. Cada contexto es distinto y cada institución se relaciona con su contexto de formas distintas. Por ejemplo, nosotros tenemos un contexto artístico poco activo.  Y por lo tanto hay una serie de actividades que no se pueden hacer, como talleres dirigidos por artistas. Pero en cambio para nosotros ha sido muy determinante desarrollar un programa educativo de base y muy completo. Hay visitas guiadas a las exposiciones continuamente que complementan la visita al centro y nos ayuda a conocer mejor a los públicos. La Panera ha desarrollado proyectos pioneros como visitas para ‘escoles bressol’ que conllevan muchas horas de preparación. La Panera ya nació con un objetivo muy claro de desarrollar el aspecto educativo para alcanzar e involucrar a la sociedad. A la pregunta si los niños tan pequeños siguen visitando el museo cuando crecen, Gloria nos explica un problema generalizado con los adolescentes –‘el museo siempre se relaciona con la escuela, con los profesores y padres, con la infancia, y el salto a volver al museo por ellos mismos es dificilísimo’. La Panera, ahora mismo no ofrece estudios o proyectos de investigación pero sí tiene un programa en el que jóvenes profesionales comisarían una exposición con las obras de la colección.

Nos parece que la Panera es un centro concebido para la comunidad local y que responde de alguna manera a unas necesidades y demandas de la comunidad, es decir, no está pensado exclusivamente para que la gente de fuera visite la Panera continuamente, y que por lo tanto es un proyecto consecuente con su contexto y entorno.

Gloria nos explica que en 7 años de Panera, por filosofía y decisión, nunca se ha colaborado con Barcelona sin otra razón que la de pensar que debe ser Barcelona la que venga aquí. El único proyecto en el que se ha colaborado por petición expresa y porque la exposición iba sobre BCN Producció ha sido para La cuestión del paradigma en La Capella. Por lo demás existe el convencimiento de que, ya que la Panera es la periferia de la periferia debe mirar hacia España y al extranjero – ha colaborado con Matadero Madrid, CDAN, Marco de Vigo, FRAC Lorraine y muchos otros. Las exposiciones que se celebran en la Panera son de una muy alta calidad, nos preguntamos si desde allí se piensa en atraer públicos diversos, de Barcelona, Madrid, etc. sin embargo, descubrimos que no existe explícitamente una preocupación ya que el público por el que trabajan es más local, los niños, amigos del museo, universitarios de Ciencias de la Educación etc. Sin olvidar, que durante estos años La Panera con su actividad expositiva, con su Centro de Documentación y con sus programas educativos y sociales ha conseguido un puesto en el mapa de museos y centros de arte en España.

Todos nos damos cuenta que lo que hacemos como turistas no lo hacemos en nuestro país, viajamos a Nueva York y visitamos DIA Beacon pero no vamos a la Panera, ni otros centros de excelencia artística que tenemos a 1 hora y 30 minutos de nuestras casas en tren.

Aprendemos que la Panera tiene dos líneas de programación que deben desarrollarse contando con un presupuesto muy ajustado y grandes espacios. La primera es el trabajo con artistas españoles y catalanes que se encuentran a medio camino en su carrera profesional, no son emergentes, ya son consagrados pero en Barcelona aún no les harían unsolo show. La Panera les da la oportunidad de tener una exposición que signifique un paso más en su carrera. Todos estamos de acuerdo que existe un vacío entre las plataformas y oportunidades a las que pueden optar artistas emergentes (Sala d’Art Jove, BCN Producció, Can Felipa) y lo complicado que es continuar desarrollando una carrera artística una vez han pasado por todos ellos. Existe un lapsus entre las estructuras más emergentes y las consagradas. También comentamos la ambigua oportunidad que suponen las becas de producción para artistas quienes durante un tiempo se ‘acostumbran’ a tener presupuestos de 3 o 5.000 euros y que una vez su periodo de becario ha terminado los costes de sus obras dificultan la venta en la galería y la compra por el museo. (Sala d’Art Jove – 800 euros incluidos honorarios y producción de obra / BCN Producció 3.000 euros honorarios y 5.000 de producción). Existen artistas dispuestos a poner dinero de su bolsillo e incluso no cobrar un duro por exponer y producir nueva obra por el hecho de estar en la exposición. Entusiasmo y ganas que lógicamente se van perdiendo con los años.

Sin embargo, estos centros, incluidos Hangar y Can Xalant (estos centros son de producción  y no tienen programa expositivo) están bien organizados, desarrollan una buena labor. Estas nuevas convocatorias de comisariado, tutorías i programas han conseguido paso a paso tener su lugar y autoridad en el mapa cultural de Barcelona y Cataluña y sin embargo, se ha de intentar no caer en su círculo cerrado.

La segunda línea de programación de la Panera es internacional a través de exposiciones temáticas. Nos explica Gloria sin embargo que, a raíz de las contadas ocasiones en las que comisarios proponen exposiciones donde no hay ni un solo artista español, (algo inadmisible), se decidió que siempre habría un 25-30% de artistas españoles o catalanes. Igual que la Biennal de Leandre Cristofol, son artistas españoles y catalanes.

Uno de los proyectos que ha proporcionado más reconocimiento a la Panera y  la ha situado en el mapa español ha sido la colección y creación de un fondo de ediciones. Lo cierto es que la Panera ha conseguido encontrar los nichos convirtiéndose en especialistas en ciertos aspectos como desarrollar carreras de artistas en su media carrera, ediciones y programas sociales  de educación especial para discapacitados y para ‘sin techo’. Este último iniciado hace 3 años, hoy en día ya están en la tercera fase y es algo muy positivo y enriquecedor para ambas partes. Estas iniciativas más sociales fueron lanzadas por el ayuntamiento  y diferentes asociaciones convirtiendo a la Panera en un agente generador de cambios y contenido, un agente social.

¿Qué fondos recibe la Panera además de las subvenciones del ayuntamiento y privadas como ‘La Caixa’?

Lo cierto es que la Panera nació en ‘el momento y el lugar oportuno’ ya que con la elección del primer Tripartito y su nueva filosofía de territorio y descentralización, el proyecto de la Panera fue acogido por la Generalitat como EL proyecto que cumplía con sus planes, situado en un territorio donde aún no llegaba el AVE pero llegaría, disgregado y especializado en arte contemporáneo. Eso ha supuesto una gran ayuda.

‘En estos momento, si hablamos de la red – ‘xarxa’- sí hay que decir que es positivo pues funciona como un escudo protector frente a los ayuntamientos que con la crisis dudan de ciertos centros y sobretodo de los abiertos ‘recientemente’. La iniciativa de la ‘xarxa’ surgió a partir de un sonado artículo de Roberta Bosco ‘Esperando al Godot de las Artes’ en el que denunciaba la  parálisis de la escena artístico-cultural de Cataluña y que  tres semanas más tarde los políticos se ponían en marcha para establecer la ‘xarxa’ de centros de arte contemporáneo de Cataluña’.

Nos preguntamos si estar en una red aunque suponga una cierta seguridad presupone una limitación a nivel de programación y acotación en los contenidos. `Aún no lo sabemos, pero siempre se puede discutir el contrato programa’, nos contesta Gloria.

En relación a las jornadas organizadas por el Instituto de Arte Contemporáneo del que Gloria forma parte en la junta directiva y el grupo de comisariado, el tema principal era reflexionar acerca de las buenas prácticas y el futuro de la carrera del comisario, el estatuto del artista y la transparencia de las instituciones. Gloria nos adelanta que el Instituto de Arte Contemporáneo va ha iniciar tres nuevos proyectos curatoriales, uno será el de enumerar los proyectos de mayor calidad y significativos ya creados.

El segundo será añadir al listado de becas y oportunidades, un espacio para que los usuarios puedan dejar feedback y comentarios. De este modo, no solo se publicaran las becas y convocatorias sino que los anunciantes conocerán cómo los usuarios  entienden y leen sus bases de participación.

Por último, unas jornadas bastante más técnicas sobre asuntos más de logística y practicidades necesarios para el montaje y organización de un proyecto. ‘Es muy fácil decir, voy a poner un Warhol pero cuando descubres lo que cuesta un seguro y transporte por ejemplo te lo piensas dos veces!’

Reflexionamos sobre las buenas prácticas hoy, Gloria nos cuenta que obviamente hay que mantenerlas, pagar honorarios y ser flexible pero en ocasiones como en La cuestión del paradigma donde participaban 40 artistas a los que se les había pedido obra producida –hubo un mal entendido a nivel honorarios y producción con un artista que finalmente no expuso su obra. En el caso de la Panera, Gloria nos comenta que los presupuestos de producción varían según el proyecto, por ejemplo con Juan López, la producción fueron vinilos pues todo el trabajo se ha realizado in situ, pero para las alfombras de Garaicoa supusieron mucho más esfuerzo y colaboración.

Nota : ‘Aprender a investigar hasta el fondo, nunca os quedéis en la superficie´.

En cuanto a la publicación Impasse -Gloria nos explica que fue llamado así porque se creía que en aquel momento estaban en un impasse, pero ahora cree que lo estamos todavía mucho más!-. Iniciado en el 1997, desde el primer año de la Biennal, se propuso crear además de una guía, crear una publicación más teórica y especializada – idea de Gloria que ya venía de la colección de libros blancos del MACBA.

Situación actual del MACBA

La trayectoria y situación actual del MACBA es algo que nos preocupa a todos enormemente, no solo porque hace un mes se iniciaron una serie de despidos – augurio de que algo peor está por llegar – sino porque como museo de arte contemporáneo de la ciudad de Barcelona todos  queremos que funcione de verdad. A pesar de su delicada salud, las políticas culturales otorgan al MACBA la misión de velar por una línea de trabajo y excelencia que se refleje en el resto de instituciones dependientes del ICUB y Generalitat.

En cuanto a la situación actual del MACBA y los recortes en presupuestos, el problema parece resultar de años de mala gestión. Un proyecto cultural tiene que tener un 50% de gastos de infraestructura y honorarios y el resto para programas y actividades. En el caso del MACBA los porcentajes quizás estaban desequilibrados. Cuando hay recortes se ajustan los presupuestos, se re-piensan las exposiciones; lo que no es comprensibles es el cierre de espacios como La Capella del MACBA, puesto que muchos pensamos que, por ejemplo, con un presupuesto de unos 100.000 euros se podrían hacer maravillas en ese magnífico espacio. A veces 1.000 euros pueden estar muy bien invertidos, y con un programa de instalaciones específicas La Capella hubiese sobrevivido –si no se llega a cierto nivel de producción pues no se llega pero el proyecto continúa’. Hay que saber hacer lo mismo con menos.

¿Preguntamos a Gloria cómo ve el panorama actual y en especial para nuestra generación?

Existe la necesidad de generar nuevos proyectos siendo hábiles con las oportunidades. El futuro del comisario independiente es complicado si no genera proyectos por si solo ya que las instituciones hoy en día no pueden asumirlo. En Barcelona faltan proyectos, independientemente de si uno recibe una beca o no ya que actualmente parece que no se creen y piensen proyectos hasta que no se abren las convocatorias. Gloria nos advierte, ‘depende de vosotros que la ciudad tenga unas estructuras fuertes’, el panorama de Barcelona comparado con Madrid es muy decepcionante: faltan iniciativas.  Frente a la situación actual, Gloria nos anima a plantarnos y hacer una valoración general: ¿qué hay en la ciudad?, ¿cómo funciona?, ¿qué expectativas tenemos (además del MACBA)?, ¿cómo nos gustaría que fuese la ciudad de Barcelona?, ¿porqué se cierra La Capella del MACBA? Analicemos, cuestionemos y propongamos, sino siempre irán pasando cosas y nadie hará nada.

Los participantes creemos, que ‘hemos de dejar de pensar que las cosas vienen, nos hemos acomodado. Nuestra generación de jóvenes profesionales ha crecido pensando de una manera más individualista y es algo que debemos cambiar. Vosotros partisteis de un punto cero a nivel político y nosotros en un momento en el que todo esta por cambiar’.

El Canòdrom vs Fabra i Coats

‘Os tenéis que volver políticos, tanto si os gusta como si no, mira nosotros con Dilluns al Sol, nos reunimos semanalmente y hablamos de política cultural.  No puede ser que se cierre el Canòdrom y nadie se levante, a la vez que se decide abrir el nuevo centro en Fabra i Coats, sin proyecto previo ni concurso siguiendo las Buenas Prácticas. Comentamos tristemente que museos y proyectos cultures han sido victimas de los tecnócratas de esta comunidad que, por su naturaleza, sólo piensan en los logros del partido frente a las demandas de proyectos culturales a largo plazo y con continuidad.

Gloria comenta cómo, la tarde en el que la Associacíó d’Artistes de Catalunya convocó un acto de manifestación y denuncia por el cierre del Canòdrom, no fue prácticamente nadie de todos aquellos que deberían estar luchando por el centro. El Canòdrom era el mejor espacio que podía alojar el Centro de Arte Contemporáneo de Barcelona, un edificio singular arquitectónicamente hablando y que si no era un “cubo blanco” perfecto, hubiera podido funcionar muy bien como una especie de satélite generando todo tipo de actividades en él y fuera de él, en la ciudad. La primera y última exposición en el Canódromo tuvo un presupuesto de 700 mil euros, lo necesario para terminar las infraestructuras y sin embargo, el CoNCA se lo gastó en ese proyecto, totalmente fallido. Moritz Kung tenía una programación pero no tuvo oportunidad de realizarla. Hay una responsabilidad política y unas buenas prácticas que se deberían defender para asegurar el futuro cultural de la ciudad de Barcelona. La cuestión económica enmascara muchas decisiones, porque puede no haber dinero ahora pero si el proyecto está claro, se puede ir poco a poco y conseguirlo.

El problema del Canòdrom ha sido el resultado de un desaguisado político, y tras una larga búsqueda de espacio y una vez escogido el Canòdrom hubo elecciones y con ellas un cambio político justo cuando el edificio estaba prácticamente terminado. A pesar de ello, finalmente se decidió que no era un espacio conveniente. Nos preguntamos, ¿qué ocurrirá ahora con el Canòdrom, un centro social?

Colectivismo y reflexión

En nuestra generación estamos un tanto desconectados, nos conocemos o deberíamos habernos conocido por nuestro background pero ahora sentimos la necesidad de estar unidos y reflexionar sobre la situación actual.

Gloria nos explica su colectivo, Dilluns al Sol que nació en septiembre 2011 por la necesidad de encontrarse y reflexionar sobre el panorama artístico de la ciudad. Con Dilluns al Sol (‘lunes por el día de encuentro y al sol porque en el despacho de la Fundación Suñol, donde se reúnen,  a menudo hace un sol estupendo) invitan a los protagonistas de la escena (Moritz Kung, Bartomeu Mari, Carles Guerra, Latitudes, Joan Minguet) para obtener información de primera mano –como hacemos nosotros en para abrir boca– y además emiten comunicados a políticos, prensa y personas interesadas. Lo más efectivo es que salgan artículos en prensa. Opinamos que es esencial que exista una voz como la de Dilluns al Sol que se haga oír y Gloria opina que también son necesarias iniciativas como para abrir boca para generar diferentes voces críticas de generaciones más jóvenes.

Cerramos el restaurante, la sesión ha sido un éxito!!

PD. Celebramos el  cumpleaños de José con pastel y velas!

Links

*Pla de Museus de Catalunya
http://www10.gencat.cat/gencat/AppJava/cat/actualitat2/2012/20307plademuseusdecatalunya.jsp

*Xarxa de Centres d’Arts Visuals de Catalunya
http://www10.gencat.cat/gencat/AppJava/cat/actualitat2/2012/20322xarxadecentresdartsvisualsdecatalunya.jsp

Download

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s